Biografia

 

Florence Nightingale, OM, RRC (Florencia, Gran Ducado de Toscana, 12 de mayo de 1820 – Londres, 13 de agosto de 1910), fue una célebre enfermera, escritora y estadística británica, considerada una de las pioneras de la enfermería moderna, y creadora del primer modelo conceptual de enfermería. Se destacó desde muy joven en matemáticas, y aplicó sus conocimientos de estadística a la epidemiología y a la estadística sanitaria. Fue la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica, y miembro honorario de la American Statistical Association.

 

Nightingale sentó las bases de la profesionalización de la enfermería con el establecimiento, en 1860, de su escuela de enfermería en el Hospital Saint Thomas de Londres, actualmente dependiente del King’s College de Londres. Fue la primera escuela laica de enfermería en el mundo. El Juramento Nightingale efectuado por las enfermeras al graduarse, fue creado en su honor en 1893. Y el Día Internacional de la Enfermería se celebra en la fecha de su cumpleaños.

 

De fe anglicana, Nightingale creía que Dios la había inspirado para ser enfermera. Alcanzó fama mundial por sus trabajos pioneros de enfermería en la asistencia a los heridos durante la Guerra de Crimea. A partir de ese momento fue conocida como «La Dama de la Lámpara», por su costumbre de realizar rondas nocturnas con una lámpara para atender a sus pacientes.

Primeros años

 

Florence Nightingale nació en el seno de una familia británica de clase alta en Villa Colombaia, cerca de Porta Romana en Florencia, Italia, y recibió el nombre de su ciudad natal. La hermana mayor de Florence, Frances Parthenope, también recibió el nombre de su lugar de nacimiento, Parthenopolis, un asentamiento griego cercano a Napoles.

 

Sus padres fueron William Edward Nightingale, nacido William Edward Shore (1794–1874) y Frances «Fanny» Nightingale, apellido de soltera Smith (1789–1880). La madre de William, Mary Evans, fue sobrina de Peter Nightingale, debido a lo cual William heredó su propiedad en Derbyshire, y asumió el nombre y las armas de Nightingale. El padre de Fanny (abuelo materno de Florence) fue el abolicionista y unitarista William Smith.

 

Inspirada por lo que ella interpretó como un llamado de Dios, en febrero de 1837 mientras se encontraba en Embley Park, Florence anunció su decisión de dedicarse a la enfermería en 1844, a pesar de la desaprobación de su madre y de su hermana. Esta decisión constituía un desafío para las convenciones sociales de la época, donde la mujer estaba limitada a cumplir con el rol de esposa y madre. Tras muchos sacrificios y la oposición de su familia, Nightingale logró formarse como enfermera. El escritor y poeta Richard Monckton Milnes, Primer Baron de Houghton le propuso matrimonio, pero ella lo rechazó, convencida de que el matrimonio interferiría con su decisión de consagrarse a la enfermería.

 

En Roma en 1847, conoció a a Sidney Herbert, Primer Baron Herbert de Lea, un joven y brillante político que fue Secretario de Guerra (1845–1846), puesto que ocuparía de nuevo durante la Guerra de Crimea. Herbert se encontraba de luna de miel; y él y Nightingale iniciaron una duradera amistad. Herbert y su esposa facilitaron a Nightingale su traslado a Crimea y ella se convirtió en una consejera clave de su carrera política. Nightingale recibió acusaciones de precipitar la muerte de Herbert en 1861, a causa de la Enfermedad de Bright, por haberlo presionado excesivamente en un programa de reformas sanitarias.

 

Años más tarde Nightingale mantuvo una estrecha relación con Benjamin Jowett, de quien se presume que le propuso matrimonio.

 

Nightingale continuó sus viajes (ahora con Charles y Selina Bracebridge) por Grecia y Egipto. Sus escritos acerca de Egipto son testimonio de su proceso de aprendizaje, habilidades literarias y filosofía de vida. Navegando por el Nilo hasta Abu Simbel en enero de 1850, escribió:

 

Sublime en el más alto estilo de la belleza intelectual, intelecto sin esfuerzo, sin sufrimiento… ningún atributo es suficiente – mas el efecto total expresa mayor grandeza espiritual que cualquier otra cosa que pudiese imaginarse. Produce en uno la impresión de que miles de voces han, uniéndose en un unánime y simultáneo sentimiento de entusiasmo o emoción, superado al más poderoso de los hombres.

 

En Tebas escribió que había sido «llamada a Dios», y una semana más tarde, cerca de El Cairo anotó en su diario (en un tono tan diferente de sus muy distanciadas cartas que su hermana mayor Parthenope sólo las imprimió luego de su regreso): «Dios me llamó en la mañana y me preguntó si haría el bien en su nombre sin reputación» En 1850, visitó la comunidad religiosa luterana de Kaiserswerth-am-Rhein en Alemania, y observó al Pastor Theodor Fliedner y a las diaconesas trabajar para los enfermos y marginados. Ella destacó esa experiencia como un hito decisivo, y publicó sus vivencias en forma anónima en 1851, en su primer trabajo publicado: La Institución de Kaiserswerth del Rin, para el Entrenamiento Práctico de Diaconesas, etc. (The Institution of Kaiserswerth on the Rhine, for the Practical Training of Deaconesses, etc.) En esa institución recibió cuatro meses de entrenamiento médico que constituyeron la base para su trayectoria posterior

 

El 22 de agosto de 1853, Nightingale ocupó el cargo de superintendente en el Instituto para el Cuidado de Señoras Enfermas (Institute for the Care of Sick Gentlewomen) ubicado en Upper Harley Street, Londres, puesto que ocupó hasta octubre de 1854. Su padre la proveía de un ingreso anual de £500 (aproximadamente £25,000/US$50,000 a valor actual), lo cual le permitió durante ese período llevar una vida confortable y proseguir su carrera.

 

 Carrera posterior

 

El 29 de noviembre de 1855, mientras Florence Nightingale aún permanecía en Crimea, se realizó una asamblea pública con el propósito de reunir fondos para homenajearla, haciéndole entrega de un objeto de arte en reconocimiento por su labor durante la guerra. Fue tal el éxito de la convocatoria que se decidió crear el Fondo Nightingale para el entrenamiento de enfermeras, con Sidney Herbert como secretario honorario de la fundación y el Duque de Cambridge como presidente. En 1859 Nightingale disponía gracias a este fondo de £45,000, monto con el que inauguró la Escuela de Entrenamiento Nightingale (Nightingale Training School) en el Hospital Saint Thomas, el 9 de julio de 1860. Actualmente se llama Escuela Florence Nightingale de Enfermería y Partería (Florence Nightingale School of Nursing and Midwifery) y forma parte del King’s College de Londres. Las primeras enfermeras entrenadas en esta escuela comenzaron a trabajar el 16 de mayo de 1865 en la Enfermería Liverpool Workhouse (Liverpool Workhouse Infirmary).

 

También recolectó fondos para el Royal Buckinghamshire Hospital en Aylesbury, cerca de su hogar familiar, lo cual permitió que el hospital atendiese a mayor cantidad de pacientes, al poder mantener bajas las tasas de admisión. El diseño actual del edificio de este hospital estuvo fuertemente influido por Nightingale, convirtiéndose en el primer hospital civil en incorporar sus diseños respecto del sistema de ventilación, la amplitud de las escaleras, la disposición de los armarios, etc. Su hermana Frances Parthenope colocó la piedra fundamental del edificio, en tanto que su cuñado Sir Harry Verney fue uno de los principales promotores y autoridades de la institución.

 

Nightingale escribió Notas sobre Enfermería: Qué es y qué no es (Notes on nursing: What it is, and what it is not), publicado en 1859, un pequeño libro que sirvió como base del programa de estudios de la Escuela Nightingale y de otras escuelas de enfermería que siguieron el mismo modelo, a pesar de haber sido escrito como guía de quienes ejercian cuidados de enfermería a domicilio. En el prefacio afirmó que:

 

Cada día tiene mayor importancia el conocimiento de la higiene, el conocimiento de la enfermería, en otras palabras, el arte de mantenerse en estado de salud, previniendo la enfermedad, o recuperándose de ella. Se le reconoce como el conocimiento que todo el mundo debe tener -distinto del conocimiento médico, propio solamente de una profesión-.

 

Notas sobre Enfermería: también tuvo una buena recepción dentro del público general y es considerado una introducción clásica a la enfermería. Nightingale dedicó el resto de su vida a promover el establecimiento y el desarrollo de la enfermería como profesión y a organizarla en su forma moderna. En la introducción a la edición inglesa de 1974, Joan Quixley de la Escuela de Enfermería Nightingale subrayó: «El libro fue el primero de su tipo en ser escrito. Apareció en una época en la que las más simples reglas de la salud recién comenzaban a conocerse, cuando su temática era de vital importancia para el bienestar y la recuperación de los pacientes, cuando los hospitales plagados de infecciones, cuando las enfermeras aún eran consideradas como personas ignorantes, sin educación alguna. Este libro tiene, inevitablemente, su lugar en la historia de la enfermería, pues fue escrito por la fundadora de la enfermería moderna.»

 

Según Mark Bostridge, uno de los mayores logros de Nightingale fue la introducción de enfermeras entrenadas para el cuidado de enfermos a domicilio, en Inglaterra y en Irlanda a partir de 1860. Esto significó que los enfermos pobres podrían acceder a ser cuidados por personal capacitado, en lugar de ser cuidados por otras personas de buena salud, pero también de escasos o nulos recursos como para acceder a una formación adecuada en la materia. Esta innovación es vista como el antecedente del Servicio Nacional de Salud británico, establecido cuarenta años luego de la muerte de Nightingale.

 

En la década de los 70, Nightingale amadrinó a Linda Richards, conocida como la «Primera Enfermera Entrenada de América», y la habilitó a retornar a Estados Unidos con el entrenamiento adecuado y el conocimiento necesario para establecer escuelas de enfermería de alta calidad. Linda Richards se convertiría en una gran pionera de la enfermería en Estados Unidos y en Japón.

 

Alrededor de 1882, las enfermeras de Nightingale gozaban de una creciente e influyente presencia en el desarrollo de la embrionaria profesión de enfermería. Algunas se convirtieron en matronas de hospitales de vanguardia en toda Gran Bretaña y en Australia.

 

En 1883, la Reina Victoria le otorgó la Real Cruz Roja. En 1907, se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Mérito del Reino Unido. En 1908, le fueron otorgadas las Llaves de la Ciudad de Londres. En la actualidad se celebra en el aniversario de su nacimiento el Día Internacional de Concienciación de las Enfermedades Neurológicas e Inmunológicas Crónicas.

 

Muerte

 

El 13 de agosto de 1910, a los 90 años, falleció mientras dormía en su habitación del 10 de South Street, Park Lane. La oferta de sepultura en la Abadía de Westminster fue rechazada por sus familiares, y fue sepultada en el cementerio de St. Margaret Church en East Wellow, Hampshire.

 

Legado y memoria

 

El primer programa oficial de entrenamiento de enfermeras, la Escuela Nightingale para enfermeras, fue inaugurado en 1860. La misión de la escuela fue entrenar enfermeras para trabajar en hospitales, asistir a los menos pudientes, y enseñar. Se pretendía que los estudiantes estuviesen capacitados para cuidar a los enfermos en sus domicilios, un enfoque que aún hoy es avanzado. La más duradera contribución de Florence Nightingale fue su rol en la fundación de la enfermería moderna como profesión. Ella estableció los parámetros de compasión, dedicación al cuidado del paciente, diligencia y cuidado en la administración hospitalaria.

 

La Campaña en favor de la Declaración Florence Nightingale, impulsada a través de la Iniciativa Nightingale para un Mundo Saludable (Nightingale Initiative for Global Health – NIGH), promueve la toma de conciencia mundial acerca de las cuestiones que motivaron el trabajo de Nightingale: priorización a nivel social los temas sanitarios y de medicina preventiva, formación y apoyo a enfermeras y demás trabajadores de la salud, acceso a una nutrición equilibrada, a fuentes de agua potable, a una atención médica digna y a las medicinas, entre otros.

 

Varias fundaciones llevan su nombre. Entre ellas la Nightingale Research Foundation de Canadá, dedicada al estudio y tratamiento del síndrome de fatiga crónica, del cual se sospecha que Nightingale padecía. En 1912, el Comité Internacional de la Cruz Roja instituyó la Medalla Florence Nightingale, reconocimiento entregado cada dos años a enfermeros o auxiliares de enfermería por servicios destacados.

 

El Museo Florence Nightingale se encuentra en el Hospital Saint Thomas de Londres, donde aún funciona la primera escuela de enfermería fundada por Nightingale. Otro museo dedicado a su memoria, está en la residencia familiar de su hermana, Claydon House, actual propiedad del National Trust. En Estambul, la torre más al norte de las Barracas de Selimiye es ahora un museo en su homenaje. Cuatro hospitales en esa ciudad, entre ellos el hospital privado más grande de Turquía, también llevan su nombre.

 

Una placa de bronce, adosada al pedestal del Memorial a la Guerra de Crimea en el cementerio Haydarpaşa de Estambul, y develada el Día del Imperio de 1954, para celebrar el centésimo aniversario del servicio de enfermería en la región, lleva la inscripción:

 

A Florence Nightingale, cuyo trabajo cerca de este cementerio un siglo atrás trajo alivió al sufrimiento humano y sentó las bases de la enfermería como profesión.

 

 

fuente Obtenida de la fuente Confiable como lo es WWW.WIKIPEDIA.COM

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s